Alquileres: 111 años después de la huelga de las escobas

En agosto de 1907, la por entonces Municipalidad de Buenos Aires decretó un incremento en los impuestos para el siguiente año. Inmediatamente los propietarios de los conventillos no dudaron en subir el precio de los alquileres.

La reacción no se hizo esperar y el 13 de septiembre de 1907, en las 132 piezas de Ituzaingó 279 en la Capital Federal, estalló la bronca y comenzó la huelga. Se calcula que fueron más de cien mil inquilinos de conventillos quienes, durante septiemb re y octubre, lucharon por la reducción del 30 por ciento en el precio de los alquileres.

Las protagonistas de la huelga serían las mujeres con sus hijos. Fue entonces que a escobazos sacaban a los abogados, escribanos, jueces, bomberos y policías que pretendían arrancar a las familias de sus casas en los intentos de desalojo que se suscitaron esos meses. El lema que se desparramó de conventillo a conventillo fue el de  “resistir el alza de los alquileres y los desalojos”.

Las condiciones de alquileres eran miserables, hacinamientos, falta de servicios sanitarios y de cloacas. Según los censos de la época había un baño y una cocina cada diez cuartos aproximadamente. El patio, se transformó en un lugar de encuentro y al mismo tiempo en el espacio donde resonaban las quejas y los reclamos.

Claro está que la represión no se hizo esperar y la policía asesinó Miguel bajo las órdenes del  tristemente célebre Jefe de la Policía Ramón Falcón.​

Pasaron 111 años y parece que todo sigue más o menos igual. Hoy mismo la defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires anunció que nunca en la historia de la Argentina se había pagado más en alquiler que este año, donde los gastos de alquiler ya superan el 55% del salario.

A su vez se estima que en la Argentina hacen faltan más de 3 millones de viviendas para paliar el déficit habitacional. La gran mayoría de las familias sufre serios problemas para obtener su vivienda y más donde la devaluación y el aumento de la tasa de interés transformaron el crédito hipotecario en algo imposible.

A nivel nacional el Senado de la Nación aprobó un Ley que modificaría la realidad de quienes alquilamos. Su punto más importante es que los aumentos sean anuales y que estén fijados por un índice promedio entre inflación y variación salarial. A su vez plantea que los contratos sean de 3 años y no de 2 como hasta el momento. Estamos esperando que la Cámara de Diputados le de sanción definitiva.

A nivel provincial hay varios proyectos legislativos que están buscando ser consensuados y que plantean la posibilidad de que el inquilino deje de pagar la comisión inmobiliaria.

Por último en nuestra ciudad estamos a la espera de que el Municipio cree el fondo de Garantías Municipal, que sirva para aquellos que no tienen una garantía propietaria para comenzar un nuevo contrato.

Esta batería de medidas recogen gran parte de los reclamos de los inquilinos, reduciendo significativamente el desequilibrio entre las partes en una relación contractual.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather